¿Cómo sería una casa en la que DH Compliant 2 esté integrada en la domótica, electrodomésticos inteligentes y robots? No lo tienes que imaginar, puedes verlo en la siguiente imagen:

Digital Home DH Complian 2

Empezamos por la puerta, la apertura se puede gestionar tanto de forma física como digital. En la llave metálica hay incluida un llave criptográfica que autentifica al propietario. Una vez dentro, y siguiendo la imagen, vemos un centro de entretenimiento conectado a Internet que sirve información, películas y música. Con el mando se pueden controlar también otros dispositivos de la casa.

En la cocina y en cualquier otro espacio de la casa, la red detectaría cualquier fallo en la iluminación. La hora de todos los relojes estaría siempre sincronizada con la red. Electrodomésticos inteligentes nos avisarían de cuando un producto o comida se ha terminado o cuando el frigorífico está bajo mínimos. Más adelante, incluso se podría hacer la compra desde una pantalla embebida en este dispositivo.

Las persianas se subirán y bajarán solas en función de la hora del atardecer, al igual que el sistema de riego conectado a la red conocerá la predicción meteorológica y sabrá cuando tiene que encenderse y apagarse.

Lo más sencillo o menos novedoso sería el aire acondicionado y la calefacción, que trabajarían de forma autónoma en función de una temperatura guardada. Detectando por ejemplo si hay luz en la casa, el sistema sabría que hay alguien y que tiene que encender el sistema. Al salir, se podría apagar de forma automática.

Una de las cosas que más nos ayudarán por las mañanas es que el despertador, además de sonar como hasta ahora o encender la radio, podrá encender las luces de la casa e incluso la cafetera o tetera para comenzar a preparar el desayuno mientras nos desperezamos.

En caso de estar tomando algún tipo de medicación, al igual que con el frigorífico inteligente, el sistema nos avisaría de que nos estamos quedando sin pastillas e incluso podría realizar una consulta para reservarnos hora en el médico.

Por supuesto todas estas funciones podrían ser controladas y  personalizadas desde un monitor y/o sistema de control dentro de la casa o una aplicación que podamos llevar instalada en nuestro smartphone.

Solo con estar conectados a Internet y tener un protocolo de integración y conexión entre dispositivos como DH Compliant 2 se podría llegar a tener este Hogar Digital. Lo mejor de todo es que esta realidad no está tan lejos como parece.

Imagen | MIT